EE.UU. 0-1 Alemania Alemania calló las sospechas y venció 1 a 0 a Estados Unidos



No hubo movimientos en el grupo G, tampoco hubo algún arreglo visible. Alemania derrotó con gran justicia a Estados Unidos por 1-0 con tanto de Thomas Müller. Al final, el resultado no dejó heridos y tanto teutones como estadounidenses están en octavos de final.

 Los de Löw comenzaron con mucha mayor fuerza que los de Klinsmann. Poco a poco, por el trabajo de Philipp Lahm, Bastian Schweinsteiger y sobre todo Toni Kroos fueron ganando terreno al cuadro norteamericano que fiel a su costumbre, basó su futbol en el orden defensivo.

 Ahí, Estados Unidos fue implacable. Si bien daba concesiones en el juego lateral, en el centro del área Omar González se cansó de cortar los centros que eran dirigidos para Lucas Podolski y Thomas Müller. Jerome Boateng intentó aprovechar el juego por el sector derecho con centros peligrosos, aprovechando el poco oficio defensivo de DaMarcus Beasley, más acostumbrado a atacar que a defender.

 Conforme pasaron los minutos, el juego se hizo muy ríspido y peleado. Como siempre, Michael Bradley era el más pensante por parte de los Estados Unidos. El 'cerebro' de los Estados Unidos empezó a copar terreno en el campo junto a Jermaine Jones. Por ese sector derecho los americanos centraron su juego aunque nunca logrando inquietar el arco de Manuel Neuer. Quizá la de mayor peligro se dio tras un disparo de larga distancia por parte de Graham Zusi que pasó por arriba del arco.

 Sin mucha brillantez ni espectáculo culminó el primer tiempo con un 0-0 gris que servía para que tanto Alemania como Estados Unidos se clasificaran a la siguiente ronda sin importar lo que estuviera haciendo Portugal o Ghana.
Para el segundo lapso, Joachim Löw decidió sacar del campo a un inexistente Lucas Podolski y darle ingreso a Miroslav Klose con la finalidad de tener mayor presencia en el área y que Müller se recargara más hacia las bandas. Así llegaría a los 55 minutos el primer gol del partido. Per Mertesacker metió un remate seco de cabeza que atajó Tim Howard. El rebote le cayó a Müller quien con disparo cruzado puso el 1-0 para los alemanes.

 Dicho resultado confirmaba a Alemania como primero del grupo G y ponía en entredicho la clasificación de Estados Unidos que dependía por completo del resultado en el Portugal-Ghana.

 Al final, en el partido pasó muy poco. Los lusos al vencer a Ghana daban el pase a los Estados Unidos como segundos de sector. Mientras Alemania, simplemente fue la Alemania de siempre y ojo, que ante la falta de poder europeo, los teutones avanzan como claros contendientes al título.





Compartir en Google Plus