Ghana 1 - 2 Portugal: Portugal se despidió con triunfo sobre Ghana


Ghana comenzó a animarse y halló una veta para aproximarse a la portería de Beto en el lado izquierdo de la defensa de Portugal, en la que Miguel Veloso ofrecía demasiadas libertades.

Afful desbordó con facilidad frente a un Veloso perdido, que obligaba al central Bruno Alves a multiplicarse para contener las penetraciones del habilidoso Atsu y de un incisivo Gyan.

Pero Beto respondió bien. El portero del Sevilla fue exigido dos veces por Gyan y evitó un primer gol ghanés que habría sido un mazazo para Portugal.

Ghana explotaba esa banda izquierda, huérfana desde la lesión de Fábio Coentrao, pero le faltaba puntería a la hora de definir y el empate que no servía ni a uno ni a otro tensaba los nervios de un partido cada vez más impreciso y con el error como norma. 

Sin presionar, sin crear mucho peligro y casi sin merecerlo, en el momento en que Ghana más amenazaba, Portugal se encontró con un gol que, precisamente, llegó por error.

Fue cuando Miguel Veloso centró mal y el defensa Boye, en un muy desafortunado despeje, clavó el balón en el ángulo izquierdo de la portería de un sorprendido Dauda.

En el final del primer tiempo, otro error de Boye en un despeje casi acabó en su propia portería y lo confirmó que como el jugador más peligroso para su propio equipo.

La segunda etapa fue un calco de la anterior, pero con Portugal todavía más resignado, sin mordiente, entregado y casi que a la espera de otros errores de Ghana, que no aparecían.

Por el contrario, la persistencia de Gyan tuvo su premio cuando batió a Beto con un preciso y fuerte cabezazo tras un centro de Asamoah.

La defensa de Portugal comenzó a hacer agua por todas partes y Ghana se animó, sobre todo tras saber que Alemania vencía a Estados Unidos por 1-0 y sus posibilidades de clasificación estaban más cerca.

Cuando el partido entraba en la recta final, otro error de Ghana le puso en bandeja a Cristiano Ronaldo el gol que hasta ahora no había anotado en Brasil.

Dauda despejó mal un balón que podía haber asegurado y lo dejó en los pies de Cristiano, que lo fusiló desde la entrada del área chica para firmar una victoria que no supo a nada.

Cristiano Ronaldo, que llegó a Brasil con la vitola de mejor jugador del mundo, se marcha casi sin nada. Eliminado en primera fase y con sólo un solo gol, aunque con un nuevo corte de cabello.






Compartir en Google Plus