Top de los 3 Mordiscos de Luis Suarez


El delantero uruguayo es reincidente en la agresión, después de los mordiscos propinados a Bakkal en 2010 y a Ivanovic en 2013
Uruguay ha dado la sorpresa y ha eliminado a Italia después de la victoria lograda con el gol de Diego Godín a la salida de un córner. Pero no todo son buenas noticias para los charrúas que ya están en octavos. Luís Suárez podría ser sancionado si se confirma el mordisco propinado a su rival italiano Giorgio Chiellini durante un forcejéo entre ambos en el área 'azurra'. Las imágenes parecen claras y más si se tiene en cuenta la dilatada trayectoria de este jugador en situaciones similares.

Luis Suárez lo ha vuelto a hacer. Y ya, por su reiteración, no extraña. En 2010, en un partido entre su Ajax y el PSV Eindhoven, el delantero mordió en el cuello al centrocampista Otman Bakkal durante una discusión entre varios jugadores. El uruguayo recibió una sanción de siete partidos por la Federación Holandesa de Fútbol (KNVB) y dos más por parte de su propio club, aparte de una importante multa.

En 2011, Suárez fue castigado con ocho partidos por insultos racistas al jugador francés del Manchester United Patrice Evra. Una hoja negra en su expediente que le ha valido la crítica de la prensa inglesa y de la mayoría de estadios de la Premier League durante mucho tiempo. Por si no había sido suficiente, el delantero sudamericano se negó a estrechar la mano a Evra la siguiente vez que se cruzaron en el campeonato doméstico. Una conducta que aireó aún más las críticas y dejó una relación insalvable con el jugador galo.


Dos años después, en 2013, se produjo la imagen más impactante de todas por su claridad. Los protagonistas, el serbio Branislav Ivanovic y otra vez, Luis Suárez. En esta ocasión, las cámaras registraron con precisión cómo el jugador del Liverpool mordía a su 'enemigo' del Chelsea. Una acción que le costó 10 partidos sin jugar por parte de la Federación Inglesa (FA), ya sin piedad, tras su reiterado mal comportamiento.

Los tres mordiscos de Luis Suárez.


Lo último que nos ha dejado este excelente delantero pero muy mal deportista es una imagen parecida a la ya vista en el fútbol británico. En el reciente partido contra Italia, Suárez ha hecho la intención de morder al central transalpino Giorgio Chiellini que ha caído al suelo entre ostensibles gestos de dolor. Si se confirma la agresión, la FIFA podría tomar cartas en el asunto e imponer una sanción ejemplar en los mundiales vista la reiteración del jugador y la importancia de la cita.




Compartir en Google Plus