El Villarreal centrado en marcar para hacer valer el 2-1 de la ida



El Villarreal visita al Salzburgo, en la vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa, con el objetivo de marcar al menos un gol que contribuya a hacer valer la victoria, por 2-1, que el equipo castellonense logró en casa la semana pasada.

Lo que intentará evitar un Salzburgo que confía en dar la vuelta a la eliminatoria apoyado en sus seguidores, que llenarán los casi 30.000 asientos de su estadio. No obstante, es conscientes de que deberá superar ciertos contratiempos defensivos.

El entrenador de los "toros rojos", Adi Hütter, deberá improvisar una alineación debido a la importante baja de dos volantes defensivos: los internacionales austríacos Stefan Ilsanker, por acumulación y tarjetas, y Christoph Leitgeb, por una recaída en unas molestias en una rodilla.

"La presencia de Leitgeb es más que cuestionable, se puede contar con que no jugará", explicó hoy Hütter, quién agregó que cuenta con "soluciones", pero no iba a revelarlas.

Los centrocampistas defensivos Ilsanker y Leitgeb son fundamentales para el equilibrio defensivo del equipo austríaco por su gran despliegue físico y por su papel en las transiciones tanto en defensa como en ataque.

Una de las soluciones utilizadas en el pasado por Hütter, es poner en esa posición al central brasileño André Ramalho, mientras que como central podría jugar el central croata de 18 años Duje Caleta-Car, que en el pasado ha dado muestras de algunas inseguridades debido a su falta de rodaje al máximo nivel.

Otras posibilidades para ocupar las posiciones de volante defensivo son el noruego Valon Berisha, un futbolista más ofensivo, y el centrocampista austríaco Konrad Laime, de 17 años, que no ha contado con muchos minutos hasta ahora.

El resto del equipo está en buenas condiciones físicas y han tenido minutos de descanso ya que no jugaron el pasado fin de semana, en el empate a domicilio (2-2) contra el Ried.

Así, la principal duda es si los austríacos saldrán al ataque sin contemplaciones, lo que podría dar espacio al Villarreal, y más al no contar con los volantes defensivos habituales, o esperar con paciencia su oportunidad.

Aunque un empate sin goles también serviría para que el equipo castellonense que entrena Marcelino García Toral llegue a los octavos de final, la obtención de un tanto ampliaría en gran medida las opciones del Villarreal, cuyos jugadores consideran que es muy arriesgado fiar el objetivo a un empate sin goles.

Para lograr su objetivo, el Villarreal espera un partido abierto que les dé opciones, a pesar de que también las tendrá el rival, y que estará marcado por la intensidad y por el trabajo defensivo.

El partido estará marcado por el estado del terreno de juego, la afluencia de público y las condiciones meteorológicas, ya que se jugará sobre césped artificial, con un posible lleno y temperaturas en torno a un grado sobre cero.

Respecto al posible once del Villarreal, se verá marcado por la vuelta al equipo de los jugadores que descansaron en el último partido de Liga y considerados como titulares, lo que supondrá la vuelta de Mateo Musacchio, Víctor Ruiz, Manu Trigueros, Tomás Pina, Mario Gaspar, Denis Cheryshev o Luciano Vietto.

Marcelino ha convocado a veinte jugadores, con la idea de descartar a dos de ellos tras la última sesión en el estadio de juego. Los que no han viajado por lesión son los futbolistas Bruno Soriano, Adrián Marín y Bojan Jokic, que siguen lesionados.



Compartir en Google Plus